en Sin categoría

El Grito como ayuda ergogénica (II)

El grito estudiado como recurso ergogénico tiene algunas investigaciones, de las cuales comentare:

Como principal antecedentes se cuenta con la investigación de Ikai y Steinhaus (1961), los que estudiaron el aumento de fuerza de brazo en el levantamiento de pesas después de efectuar un grito (medido con un flexómetro de brazo). Según estos autores, el estímulo del grito aumentó la fuerza por encima de los niveles normales debido a una modificación temporal de la función del sistema nervioso central. Estos afirman que “las personas operan normalmente a un nivel de inhibición neural que les impide expresar su verdadera capacidad de fuerza” (en Salazar y Zamora, 2002).

Estos autores concluyen que “la utilización del grito es suficiente solamente para bloquear los procesos inhibitorios internos en un sujeto y así llegar a un rendimiento aparentemente supermáximo” (en Salazar y Zamora, 2002).

En (a) evaluaron la potencia de piernas mediante el salto largo, encontrando los mejores resultados en el post- test con gritos; o sea que los sujetos que gritarón lograron las mejores marcas.

“Se demuestra que el grito personal tiene un efecto psicológico positivo en la mejora de ciertas variables deportivas… permitiéndoles a los deportistas lograr esfuerzos por encima de su aparente capacidad y considerados esfuerzos supermáximos” (en Salazar y Zamora, 2002).

En (b) En esta otra experiencia “la utilización del grito personal en el momento de realizar la destreza de salto vertical no generó un incremento en la fuerza aplicada” (Cordero y Salazar, 2010).

 

1

En otra investigación de Salazar y Zamora (2002b), se comprobó el efecto positivo del grito respecto a la capacidad de aumentar la cantidad de repeticiones de un ejercicio específico (push ups).

Cordero y Zamora (c) concluyen que la utilización del grito personal en el momento de realizar la acción de prensión de mano, incrementó la cantidad de fuerza medida en kilogramos, independientemente que se realizara; los resultados fueron producto de un estímulo neuromuscular, más que de factores de dominancia o de género (el experimento consto de ambos géneros, así de ambas manos).

 2

 

Para concluir, a modo personal (aplicándolo a la escalada).

¿Ayuda en algo realmente el grito en lo que se refiere a lo mental, o es simplemente una moda arrastrada por estos los frikis de la escalada?

  • Científicamente, es un misterio. Al no haber investigación sobre el tema en específico, no tenemos datos concluyentes.
  • Hipotéticamente (a), tomando la evidencia científica expuesta, también es un misterio. Los datos expuestos no son concluyentes al tener resultados contradictorios: a veces sirve otras no.
  • Hipotéticamente (b), considerando la evidencia expuesta y la experiencia en la escalada, en ciertos casos SI PUEDE AYUDAR, potenciando en primer orden la atención al 100%, luego la desinhibición del potencial mental, y con esto modificar el funcionamiento –momentáneo- del sistema nervioso. Con esto lograr un rendimiento aparentemente supermáximo, y en otras oportunidades el bloqueo o aumento del umbral de este.
  • Creo, a modo 100% personal, que la utilización del grito den la escalada si sirve. Esto ya que (según los datos y la experiencia), ayuda a focalizar la atención, desinhibe el potencial mental/físico, nos permite liberar la fuerza/potencial contenido. Por esto es que sería interesante experimentar con ENTRENAMIENTO DEL GRITO. Suena loco…

3

Queda abierta la puerta a la investigación. Pregrado, diplomados, maestrías… siempre hay instancias. Este tema es algo abierto, fácil de trabajar y por sobre todo ULTIL.

 

 

Sergio Miranda.

Psicólogo del Rendimiento.

www.entrenamientomental.cl