en Sin categoría

Compromiso Deportivo

 

 

El concepto de compromiso deportivo se refiere a “una disposición psicológica que representa el deseo y la decisión de seguir participando en el deporte”. Este compromiso viene determinado por:

  • el grado de diversión que obtiene de su participación,
  • las inversiones personales (que se está sacrificando),
  • las oportunidades de implicación (el apoyo del entrenador, ser titular o pasar en la banca eternamente…),
  • las coacciones sociales.

El compromiso es el primer elemento esencial que te guía en la búsqueda de la superación personal. Si estás dispuesto a comprometerte, puedes hacer casi cualquier cosa; si no te comprometes, las metas de alto nivel son virtualmente imposibles de alcanzar. Existen muchas fuentes diferentes de compromiso, que conducen a la superación personal. Las más elementales son:

_ Pasión por tu ocupación.

_ Deseo de sentirte competente, necesitado, valorado, importante, exitoso, o especial.

_ Buscar una satisfacción para tu potencial, llegar a ser aquello que eres capaz de ser, o hacer una contribución significativa en ese campo.

_ Orgullo por tus acciones o creaciones.

_ Disfrutar de seguir aprendiendo.

Para sobresalir en cualquier tarea debes poseer, o desarrollar, una razón para hacerlo, una pasión por tu ocupación. Se desarrollan de forma natural unos niveles elevados de compromiso cuando partimos de visiones positivas y del amor o el disfrute por aquello que se está haciendo –aunque existan también partes duras, y no todo sea divertido–. El compromiso surge cuando aprecias los momentos especiales, te entregas a tu cometido y disfrutas del crecimiento personal continuado. Si te gusta lo que haces (o, al menos, una parte) y eres capaz de mantenerte comprometido con ello, llegarás a ser muy competente en ese campo –y ésa es una meta muy valiosa y positiva.

Hay veces en que los obstáculos parecen infranqueables. A todas las personas les sucede esto, incluso a los mejores deportistas. Si crees que los obstáculos son demasiado grandes para vencerlos, tienes razón, incluso aunque estés equivocado.

En momentos como éste, el desafío es recordar tu sueño, seguir apasionándote con determinadas partes de tu tarea y comprometerte totalmente con el proceso de aprendizaje. La persistencia y la perspectiva te guiarán a través de los obstáculos.

Compromiso (trabaja respondiendo o reflexionándolo a nivel personal, con tus compañeros o con tus padres)

_ ¿Tienes claros tus objetivos? ¿Son un desafío para ti? ¿Haces todo lo que está en tu mano para conseguirlos?

_ ¿Haces algo cada día que te acerque un paso más a tus objetivos?

_ ¿Trabajas a diario en mejorar con cada actuación que realizas?

_ ¿Es tu compromiso con la calidad de entrenamiento, aprendizaje, práctica, preparación y desempeño lo suficientemente fuerte como para ayudarte a alcanzar tus objetivos?

_ ¿Mantienes un elemento de disfrute en tus propósitos y en tu vida?

Compromiso personal

El grado personal de compromiso es algo que tú mismo debes desarrollar. Nadie puede decirte lo importantes que son las cosas para ti; es una decisión tuya. Sin embargo, está claro que las personas que desean sobresalir son gente extremadamente comprometida.

Puede serte de utilidad que puntúes la importancia de destacar en el deporte, o en cualquier otro objetivo importante, en una escala del 1 al 10. Una puntuación de 10 significa que eso es lo más importante en tu vida (compromiso elevado), y un 1 implica que no te importa en absoluto. Un 5 representa un término medio entre esos dos extremos.

¿Qué importancia tiene para ti sobresalir en un deporte (o en otro objetivo seleccionado)?

 

1             2            3             4             5            6             7            8            9                    10

No es muy                                                                                                         Es lo más importante                                                                                                                                    importante en mi vida

Cuando un alto número de corredores de maratón respondieron a esta pregunta, quedó claro que aquellos que presentaban el mayor grado de compromiso (compromiso de 9 a 10) llegaron a ser los corredores más rápidos. A medida que las puntuaciones de compromiso descendían, disminuyó el nivel de ejecución de una forma proporcional. Esto mismo fue aplicable a los profesionales de campos diversos.

LOS MEJORES… en ocasiones se quedaban después del entrenamiento para aprender a través de la observación de cómo otros jugaban o practicaban. Tenían voluntad para sacrificarse y creían que algún día serían excelentes deportistas.

Comprometerse a realizar un trabajo de calidad es un requisito previo para la superación personal, para la excelencia; pero, a menos que seas además un maestro en el arte de controlar la concentración, seguirás quedándote corto en la consecución de tus metas y sueños.

  • Aceptar las críticas.
  • No asustarse ante el fracaso.
  • Mantener la compostura.

Preguntas para desarrollar:

¿Qué o cuales son mis metas/objetivos?, ¿Qué quiero?,

¿A dónde quiero llegar?,

¿Qué estoy dispuesto a sacrificar –dejar de hacer- para lograr mis objetivos?

Sergio Miranda

Master (c) Psicología Aplicada a la Actividad Física y al Deporte.